miércoles, 18 de febrero de 2009

LGE, Política de la educación mercantil y un paso para la inminente destrucción de la educación publica




[caption id="attachment_33" align="aligncenter" width="400" caption=""La invitacion es a comenzar una organizacion que se fortalezca y permanezca en el tiempo.""]"La invitacion es a comenzar una organizacion que se fortalezca y permanezca en el tiempo."[/caption]

 


Desde los comienzos de la dictadura, comenzó la consolidación del proyecto neoliberal para la educación pública en nuestro país. La política educativa fue traducida de manera casi perfecta al lenguaje del derecho a través de la LOCE. De esa forma fue dotada con el don de la legalidad. Esta ley, al igual que la LGE, basan su doctrina educacional en la demanda y las tendencias de privatización que aparecen ahora como “reglas del juego” supuestamente diseñadas por el gobierno militar para mejorar la cobertura y la calidad de la educación en Chile.


 

 

En realidad, desde esa fecha se ha puesto en marcha una gran ofensiva contra el derecho a la educación de los niños, niñas y jóvenes y se han sentado las bases para convertir ese derecho en una mercancía. De ello dan cuenta, precisamente, la marcada influencia de los aspectos económicos y financieros en el diseño de la política educativa y del nuevo ordenamiento institucional, y el hecho de que las consideraciones culturales y pedagógicas han quedado relegadas en buena medida a un segundo plano.


 Por el entorno de la competencia, se comprende la organización de la educación de acuerdo con la lógica del mercado o la organización de un mercado educativo abastecido con dineros públicos. Desde las reformas educacionales de los 80’s, se reforzó el concepto de la educación como derecho fundamental y ordenó la disposición creciente de recursos para su financiamiento, con la conformación de un régimen de financiamiento con destinación específica, hacia los entes territoriales, lo que comúnmente llamamos municipalización. Por esa vía, la política educativa quedó articulada además a la tendencia del proceso de descentralización.


 


Todos estos cambios nos hacen creer que como resultado futuro y aberrante de todas estas reformas que supuestamente buscan “potencial el rol del estado en la educación publica y ofrecer educación de calidad”, podría ser que los fundamentos de la política educativa se conviertan en un futuro no muy lejano en: Mercantilización y  privatización 


Lo que me impresiona es ver como hoy en día, con las movilizaciones contra la LGE, estamos en presencia de uno de los últimos bastiones del movimiento social, estudiantil y sindical organizado; con capacidad de seducción a la movilización de otros sectores sociales, pieza clave de la resistencia y de la intención de construcción de una alternativa frente a las políticas neoliberales que nos imponen desde el poder. 


Es por eso que en este momento, cuando se vienen nuevas movilizaciones, se requiere de la solidaridad de todos los sectores sociales, pues tenemos la claridad de que la LGE, al igual que la LOCE, sigue potenciando la mercantilización de la educación. Todavía, en conjunto con todos los sectores sociales, se puede frenar este inminente error que significaría la aprobación de la LGE. La invitación es a comenzar una organización que se fortalezca y permanezca en el tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haga su aporte a la discusión!