martes, 28 de julio de 2009

Partidos políticos en América Latina: El monopolio de la representatividad

Analizando lo ocurrido hace unas semanas atrás en Honduras, donde el Congreso Nacional de ese país, a través de los representantes de los diferentes partidos políticos nombraron como presidente de esa nación a Micheletti, me fije en algo que me pareció muy extraño y pude reflexionar sobre el tema que pasare a plantearles ahora, como el comienzo de una serie de publicaciones que tratarán sobre democracia, corrupción, sistemas electorales y partidos políticos en América Latina.

Lo que leía en todos los diarios era que el Congreso pleno había nombrado a Micheletti como presidente, pero es ahí donde me pregunte: “¿dónde estaban los Congresistas del partido de Zelaya?, ¿a caso no lo apoyaron?.

Efectivamente, los mismos congresistas del partido de Zelaya, votaron a favor de destituir a su presidente y de poner en su reemplazo a Micheletti. Desde ese momento me llegó un llamado desde el mas allá, donde me fue revelado lo que planteare brevemente después de haberles comentado esto.

Que los mismos miembros del partido de Zelaya hayan aprobado la opción de nombrar a Micheletti como presidente deja entrever una problemática que se plantea a nivel de toda América Latina y es la crisis en que están inmersos los partidos políticos en este continente, con esto no hago referencia a ninguna corriente ideológica ni nada parecido, todos los partidos políticos se encuentran en el mismo conflicto y para esta pequeña teoría, serán metidos en el mismo saco.

La situación de Honduras y otras situaciones ocurridas en este ultimo tiempo en Latinoamérica incluyendo Chile y las campañas presidenciales, han demostrado el interés de todos los partidos políticos, de querer tener una especie de monopolio de la representatividad de la nación, creyendo que ellos y solo ellos son los únicos capaces de representar al pueblo y por ningún caso, los miembros de este pueden acceder a tener verdadera representatividad si no lo hacen por la vía de un partido político.

Cuando Zelaya, Kichner o la misma presidenta Bachelet le tratan de dar importancia al pueblo, hablando directamente con los miembros de este, aparecen todos los partidos políticos e intervienen en las conversaciones, ya que no les conviene que el pueblo se represente a si mismo, incluso, no les conviene ni que se cree un canal de comunicación directo entre el pueblo y el Estado, ya que desde ahí, sus colectividades como Partidos Políticos desaparecerían o tomarían menor importancia.

Incluso, ni a los partidos que se dicen que Izquierda en Latinoamérica, les conviene establecer un vinculo directo con el pueblo, porque o sino perderían su poder de ejercer control social sobre el pueblo o lo que ellos, creyendo que son representantes, llaman bases.

Creo que es necesario que las personas que no pertenecen a ningún partido político, puedan ser representadas verdaderamente por personas que tengan un verdadero interés de representarlos, no por personas que solo busquen representar sus intereses personales.

[caption id="attachment_60" align="aligncenter" width="300" caption="Una foto que muestra a la cupula politica chilena en su mas amplio sentido"]Una foto que muestra a la cupula politica chilena en su mas amplio sentido[/caption]

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haga su aporte a la discusión!