miércoles, 19 de agosto de 2009

Homofobia, la verdadera enfermedad

[caption id="attachment_86" align="alignleft" width="500" caption="Propaganda contra la discriminación"]Propaganda contra la discriminación[/caption]

Para este día tenía pensado comenzar a realizar una serie de análisis que ya hace bastante tiempo tengo escrito, pero nuevamente la dejare guardada en mi baúl de los escritos, ya que en estos últimos días he estado analizando un tema que creo que en este momento llama más la atención. Estoy hablando de la homofobia.

Decido escribir esto y digo que en este momento es más actual, porque dentro de los últimos días ha salido en todo el mundo la noticia de la matanza de jóvenes homosexuales en Tel Aviv (capital de Israel), en manos de una persona declarada como desquiciado y homofóbico.

La historia básicamente cuenta que en Tel Aviv existe como una especie de barrio de discoteques , donde la juventud se reúne para compartir. Dentro de este barrio, a pesar del conservadurismo Israelí,  existen lugares dedicados especialmente para los homosexuales, donde se realizan fiestas de manera regular. Dentro de estas discoteques, también se realizan eventos para menores de edad (entre 14 y 18 años), podríamos decir que muy semejante a lo que conocemos como fiestas adolescentes en Latinoamérica, específicamente en Chile como fiestas pokemonas. La diferencia de estas es que allá proliferan las fiestas de adolescentes homosexuales.

Hace unos días atrás, el mundo entero se conmovió al enterarse de la cruel matanza realizada por un desquiciado en una de estas discoteques. El hombre entro disfrazado a una de ellas, saco un arma y procedió a dar muerte a alrededor de 15 adolescentes entre 14 y 17 años, todos homosexuales, dejando además, a otros tantos heridos graves.

Dentro de todo esto, luego de haber realizado esta matanza, el hombre fue apresado por la policía y declaro abiertamente no estar arrepentido, ya que poco mas y le estaba haciendo un bien a la sociedad y era al final, casi como un arcángel que venía a salvar a este mundo del pecado. Además, el hombre declaro que cree que la homosexualidad es la enfermedad del siglo XXI y que hay que eliminarla o de otro modo se seguirá propagando.

En esa misma semana, coincidió también se publico un estudio que nos aclara aun más la situación de la homofobia, ya que este estudio dice que el 80% de las personas homofóbicas tienen ciertas tendencias latentes y escondidas a la homosexualidad, mientras que el 84% de las personas que consideran la condición homosexual como una condición sexual mas, tiene su sexualidad plenamente definida sin ningún trauma que lo aqueje. Esto nos deja en claro que la verdadera enfermedad del siglo XXI no es la homosexualidad, sino la homofobia,  la poca tolerancia y la discriminación.

Las reacciones políticas y de las diferentes comunidades homosexuales y de antidiscriminación alrededor del mundo no han tardado en reaccionar y repudiar estos hechos de la manera más tajante, pero a mí no me gustaría tan solo quedarme con esto, sino que en este hecho se ha reflejado un problema profundo, que demuestra al fin y al cabo, la poca tolerancia que estamos teniendo como sociedad, no tan solo con la homosexualidad.

Un mal que día a día crece, la poca tolerancia, la homofobia, la xenofobia, la discriminación a las diferentes cosas que se consideran como anormales es uno de los grandes problemas que enfrenta la sociedad del siglo XXI, pero al final, ¿Quién es el que define los parámetros de la normalidad de la sociedad? Creo que esa respuesta está dentro de nosotros mismos, ya que nosotros mismos somos capaces de definir los parámetros considerados normales dentro de la sociedad.

Creo que todos somos capaces de cambiar este tipo de situaciones, todo comienza en nuestro interior,  en nuestro deseo de hacer de esta sociedad, una sociedad más inclusiva, no discriminadora y abierta a todos los cambios que puedan ir surgiendo a lo largo del tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haga su aporte a la discusión!