miércoles, 23 de septiembre de 2009

Los traumas heredados del 2006: el peligro de la “orgánica”



[caption id="attachment_117" align="alignleft" width="500" caption="Una foto para que recordemos cuando se lucho por sacar una ley sin tener una propuesta concreta de cambio."]Una foto para que recordemos cuando se lucho por sacar una ley sin tener una propuesta concreta de cambio.[/caption]

“Aún tengo en la retina aquella absurda ceremonia en la cual los jefes políticos, tanto de la Concertación como de la Alianza, se tomaban de las manos a la par y celebraban jubilosos el que todos ellos llamaban “histórico Acuerdo” respecto a Ley General de Educación, en uno de aquellos salones del Palacio del Zorro –La Moneda.



Como en todos estos leoninos pactos, es siempre la derecha la triunfadora y la educación sigue siendo un buen negociado, especialmente para los sostenedores de establecimientos privados.

Dicha celebración parecía un verdadero festival de vanidades, similar al de Viña del Mar: al final, la gaviota de oro se la llevaron los Larraínes y Cía. Ltda., con la repetida canción de la libertad de educación que, en Chile, es libertinaje del lucro.”

Rafael Luis Gumucio Rivas (Elclarin.cl) 

 

Creo que desde que me inicie escribiendo todas estas cosas comencé haciendo un seguimiento acabado de lo que fue y es aun la Ley General de Educación implantada por la cúpula neoliberal en Chile. Pero esta vez solo me gustaría referirme de una forma muy breve a este pequeño trauma que queda entre los actores de la educación después de todo esto que creo que se viene demostrando desde el 2006 en los secundarios de nuestro país.

Todos sabemos que en términos de “movilización” la mal llamada “revolución de los pingüinos” del 2006 fue un éxito rotundo, llegando a ser una de las mayores movilizaciones sociales en la historia reciente de nuestro país. Todo hermoso, todo bello. El gran problema son los resultados alcanzados con las movilizaciones que fueron definitivamente un desastre que se ve ejemplificado en la aprobación de la LGE hace unas semanas atrás.

Creo que en esto debemos hacer un mea culpa para evitar cometer los mismos errores que se cometieron el 2006 y los años anteriores. Este 2010 tendremos la posibilidad de re articular el movimiento secundario como uno de los movimientos sociales activos más grandes del último tiempo y para eso debemos comenzar a analizar las fallas y errores que se han cometido en oportunidades anteriores.

Definitivamente la mayor falla fue plantearse problemas pero no soluciones u objetivos concretos a alcanzar con las movilizaciones y a lo mejor se pudieran haber planteado en el camino, pero lo que se hizo cuando la movilización estaba en marcha fue comenzar a discutir tema orgánico y eso nuevamente fragmento el movimiento. Claramente el tema orgánico es lo que todos los años después del 2006 ha ido dividiendo a la organización. En fin, cuando hablemos de orgánica, hablaremos de partidos políticos dentro de la organización. Cuando hablemos de orgánica solo haremos que como todos los años el movimiento se vuelva a fragmentar. Cuando hablemos de orgánica no llegaremos nunca al destino que queremos.

Es por eso que cuando en este último tiempo dentro de la organización estudiantil he escuchado como personas influenciadas directamente por el Partido Comunista o por algún partido de la Concertación hacen alarde de que hay que establecer una orgánica fuerte, queriendo absolutamente imponer su estilo federado, solo los miro y básicamente me dan risa ¿Cómo no han sido capaces de aprender de los errores que se cometieron en los años anteriores? ¿Cómo estarán tan manipulados? ¿Cómo no se darán cuenta que no sirve de nada una organización si no se tiene un objetivo trabajado desde las bases y planteado de forma clara?

Sin duda creo que es necesario articular una forma de comunicación entre los secundarios, lo que podríamos llamar el establecimiento de una organización fuerte, pero al igual como se tiene la necesidad de establecer una forma clara de comunicación entre los secundarios, se tiene la necesidad de fijar objetivos concretos a alcanzar como actores de la educación.

Sin duda me siento orgulloso de ser parte del Gobierno Estudiantil del Liceo de Aplicación y de haber ayudado este año, a crear conciencia y visiones concretas de lo que queremos como estudiantes del Liceo de Aplicación, pero lamentablemente somos solo un Liceo entre muchos. Necesitamos comenzar a reunirnos no para seguir conversando de orgánica, sino que para afianzar la comunicación y trabajar de forma autónoma en cada colegio elaborando las visiones concretas que se necesitan para hacer de este próximo año, un año verdaderamente productivo, no un año como todos los anteriores donde lo único que se ha hecho es hablar y discutir orgánica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haga su aporte a la discusión!