jueves, 8 de octubre de 2009

Se necesita un movimiento...

se necesita un movimiento...Para comenzar a darle un termino a la seguidilla de pequeñas reflexiones que he ido exponiendo en estos últimos días, me gustaría hacer una especie de resumen con lo que se puede rescatar de todo lo anterior.

Al ver a muchos de los que se creen lideres, pero que verdaderamente no sirven para nada, lo inestable que es el movimiento estudiantil y la desorganización que en vez de ir mejorando, año a año va empeorando, comenzó a llenase mi cabecita loca de varias preguntas, entre ellas, una rescatable: ¿cómo estructurar un movimiento estudiantil fuerte?.

Como yo no soy un hombre de preguntas sin respuestas comencé a pensar y me surgieron varias ideas de cómo estabilizar el movimiento estudiantil y que no solo sea un movimiento que se activa todos los meses de marzo para una movilización y que todo el resto del año duerme.

Ante este modelo de educación de mercado que se impone, lo único que puede hacer que se comience a gestar una idea generalizada de cambio en la sociedad, es mostrar un movimiento fuerte y para eso se deben evitar los errores cometidos y comenzar a gestar una orgánica que haga que la asamblea u organización permanezca en el tiempo. ¿Cómo los estudiantes podemos llegar a la sociedad Chilena con masividad? ¡Mediante una organización estudiantil a nivel regional y otra a nivel nacional!

El ejemplo

Nunca me ha gustado dar ejemplos de otros paises, ya que creo que todas las realidades son diferentes, pero esta vez me gustaría hacerlo. El ejemplo mas claro e impresionante de organización estudiantil nos lo dan nuestro europeos amigos de Francia, ya que ellos poseen una organización fuerte, duradera, trasparente y tolerante con las diversas ideas políticas, capas de movilizarse todos juntos por un mismo ideal común, que es mejorar la educación en Francia y frenar las arremetidas del neoliberalismo en la educación.

En diciembre del 2008 el movimiento estudiantil secundario en Francia mostró solo una pizca de su poder de movilización. Ante la inminente aprobación de una ley que ponía la educación al servicio del dinero, el estudiantado en una rápida medida se volcó a las calles, presionando al gobierno para que sacara el proyecto del congreso, todo esto con una organización nunca antes vista por mi, con varias marchas de mas de 10.000 estudiantes cada una, vocerías fuertes, una impresionante capacidad de acción y reacción y trabajo en base a “sindicatos de estudiantes” en cada colegio, pero todos conectados y comunicados entre si, mediante asambleas regionales (con voceros regionales).

La idea: un movimiento continuo

Al dar la idea de comenzar a organizar un movimiento estudiantil fuerte, no quiere decir que se quiera imponer una movilización eterna en las calles, sino que se debe estructurar un movimiento continuo que no solo sirva para salir a las calles a marchas en ciertas épocas del año.

Al ver las movilizaciones en estos últimos años, puedo afirmar que “el Movimiento Estudiantil Secundario se ha reactivado”, pero necesita mantenerse firme y continuo como organización estudiantil regional que represente a una mayoría de colegios en la Región Metropolitana y porque no, también una organización a nivel nacional que represente el sentir de cada región.

Se necesita una organización...

Para resumir, se necesita una organización que trascienda en el tiempo, que no se forme solo por los meses de movilizaciones y que después desaparezca, una organización política seria (posiblemente asambleísta, pero fuerte), definida y estratégica, con voceros (no dirigentes, solo representantes) que demuestren la fortaleza de un movimiento, una organización que respete la diversidad política y que tenga una amplia conciencia democrática.

Se necesita una organización fuerte, donde no se vean situaciones como las protagonizadas por el Liceo J. V. Lastrarria el 2006 y el 2007, cuando ellos, si estaban en desacuerdo con alguna decisión que tomara la asamblea, se reunían y hacían conferencias de prensa desvirtuando el movimiento y dividiendo la organización estudiantil a nivel regional.

Se necesita una organización que de espacio para tener acciones en conjunto, no se necesita la presencia de organizaciones políticas o juventudes de partidos políticos, ya que estas no logran articular acciones en conjunto. Todos, independiente de la organización, ideología o partido político que posean, deben impregnarse de un espiritu real de movimiento.

Es labor nuestra ahora, es hacer de estas movilizaciones un movimiento y una organización continua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haga su aporte a la discusión!