viernes, 8 de enero de 2010

Una desgastada Concertación

Para nadie es desconocido el desgaste que ha ido sufriendo la Coalición política gobernante en Chile, la Concertación de Partidos por la Democracia, que agrupa a los partidos denominados como Centro-Izquierda después de 20 años de gobierno. Recordemos que desde la caída del dictador en el plebiscito de 1989, todos los gobiernos que han seguido han sido del mismo conglomerado. Para muchos de nosotros, en primer momento eso fue bueno, ya que por lo menos en estos 20 años no han gobernado los que en su tiempo apoyaron al dictador, los de la derecha.

Aunque la derecha no ha gobernado, los miembros de la Concertación de Partidos por la Democracia han sabido acomodarse a las medidas dejadas por la dictadura y, aunque en su tiempo prometieron una transición a una verdadera democracia y la limpieza del país de todas las consecuencias que trajo la dictadura, hoy se ve todo lo contrario. La concertación en vez de cambiar el país y orientarlo a lo que ellos denominaban un camino de centro-izquierda, han profundizado, aun mas de lo que lo hizo la dictadura, el sistema neoliberal, basándose en la constitución impuesta por el dictador. Lamentablemente al analizar esto, a veces pienso que pareciera que en estos 20 años hubiera gobernado la centro-derecha disfrazada de centro-izquierda.

No ha habido cambios trascendentes, no ha habido justicia para las víctimas de la dictadura, no ha dejado de haber represión, no ha habido paz, no ha habido transición. Solo ha habido comodidad de parte de la clase política, a las medidas instauradas en la dictadura, de tal manera que han hecho creer a las personas que la única oportunidad de tener participación e incidencia en la política es escogiendo a un par de representantes que al fin y al cabo siempre son los mismos, o si no son producto de una rotación. Todo este conformismo y el creer que vivimos en un país democrático es producto de la Concertación, quienes no han tenido la voluntad política para cumplir con lo que prometieron.

La Concertación ha perdido muchas cosas solo por la comodidad de sus dirigentes que no han sido capaces de aglutinar y convencer a las masas, ya que no se puede convencer a las personas si en los gobiernos anteriores no ha habido cambios para mejor. Solo ha habido cambios que tienen que ver con su conveniencia en el poder y con la conveniencia de otros de dominar económicamente el país. En el gobierno del "Socialista" Ricardo Lagos, se pensó que las cosas con la Concertación cambiarían, ya que era el primer candidato Socialista después de Allende que se presentaba a la presidencia del país y proponía medidas que se basaban en una transformación del sistema de mercado impuesto por la dictadura, además de una nueva constitución. Lamentablemente todo eso no se quedo tan solo en las palabras, sino que resultaron ser las mentiras más grandes que ha dicho la concertación después de prometer que traerían de vuelta la democracia. Ricardo Lagos no tan solo no cumplió con sus promesas, sino que fortaleció el libre mercado y en vez de crear una nueva constitución, solo hizo una 'reedición' en donde cambiaron las mínimas cosas, haciéndole creer a la gente que era una nueva constitución. Para mas desastre aun, su gobierno fue uno de los creadores principales del criticado e ineficiente sistema de transporte capitalino, "transantiago".

Lo de Ricardo Lagos lo doy solo como un ejemplo, porque no puedo describir todo lo que han ido haciendo a lo largo del tiempo los gobiernos de la Concertación, los que en pocas palabras, les han mentido a Chile. Todos sabemos los intereses de dominación política, económica y mediática que tiene la derecha al postularse a la presidencia, pero los gobiernos de la Concertación han sido uno de los factores fundamentales del desgaste de la política y han creado tal descontento que hoy la derecha ha llegado a posicionarse de sectores populares, teniendo a Sebastián Piñera, como un virtual ganador en la segunda vuelta de este 17 de enero.

Hoy la concertación llega a una segunda vuelta desgastada y con un mal candidato, Eduardo Frei, ex presidente de la república al cual se le critica mucho por las medidas privatizadoras tomadas en su gobierno. Esta vez no me referiré a esto, pero creo que en este ambiente de desgaste total, la Concertación ha escogido a un candidato que solo puede con el único desafío que se hacen ellos, el seguir con la continuidad de las medidas neoliberales, el continuar "derechizando" la política. La Concertación quiere seguir en el poder para no salir de su posición de comodidad y a los empresarios en cierta forma también les conviene porque así continúan haciendo lo que han hecho en todo este tiempo. A los empresarios les da lo mismo si gana el candidato de la derecha o el de la Concertación, si al fin y al cabo los dos son lo mismo.

Carolina Toha, la Vocera del comando de Eduardo Frei, ha dicho, desafortunada y erróneamente, que las elecciones no se deben focalizar en las peleas internas que existen dentro de los comandos o de los conglomerados de los candidatos, pero ¿por qué seguir ocultando una realidad? ¿Buscan mentirles a los votantes? Definitivamente creo que estas declaraciones son desafortunadas, ya que los votantes tienen el derecho a reconocer que dentro de las dos coaliciones que apoyan a los candidatos presidenciales existen divisiones y desgastes que incluso, en varias oportunidades no se pueden ni ocultar, aunque todos quieran cínicamente hacerlo.

Este 17 de enero hay solo dos opciones, una Concertación desgastada, "derechizada" y acomodada en el poder o una Derecha dividida, manipuladora y mentirosa.

Isaac Gajardo©

*Comentarios, criticas, opiniones o lo que quieran en www.twitter.com/esopino

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haga su aporte a la discusión!