sábado, 6 de febrero de 2010

Cambiando la Educación desde un escritorio

 
Hace mucho tiempo que tenia pendiente escribir sobre este tema, ya nos acercamos a marzo y tenemos que estar dispuestos a escuchar a los que durante años han salido a hablar sobre el manejo de la educación publica: los “expertos” en educación, los que hablan de cómo reformar la educación “desde su escritorio”, tal y como administran sus empresas. Economistas, empresarios, oficinistas……… hablando de educación.

 

El  2006, los estudiantes secundarios logramos imponer el tema de la educación en la agenda publica y en la discusión en todos los sectores de la sociedad, junto a esa discusión proliferaron nuevamente, estas instituciones y personas que hablan de educación, pero desde afuera, como si estuvieran en algún país de Europa. Por supuesto que lo que hacen no es exactamente hablar de Educación Publica de calidad, por el contrario, los llamados desesperados que hacen son para mercantilizar la educación aun más.

 

Hace poco menos de un año toqué el tema de la mercantilización de la educación y cité a la Vocera del Instituto Libertad y Desarrollo, hacían allí un “desesperado” llamado a las autoridades a continuar con políticas donde el estado subvencione y se dé la posibilidad a las personas para elegir libremente. Cuando hablan de “mejorar la educación”, hablan de “la calidad de la educación por sobre todo”, y su solución es la inminente destrucción de la Educación Publica. Para ellos ese es el problema, ya que si todo estuviera en manos del mercado, la ‘eficiencia’ de éste lo regularía todo. Así todos los que tienen el dinero, serian felices pagando por una “educación de calidad” para sus hijos, mientras los que no lo tienen se deben conformar con lo que papá Estado prepare para ellos.

 

Manuel Riesco se refiere a estos “economistas que hablan de educación”, diciendo que “han resultado nefastos para la educación chilena en décadas recientes. Fanatizados en la locura que el mercado por si solo todo lo puede mejorar, fueron los principales responsables de la reducción del presupuesto público, la municipalización y privatización de los colegios, el financiamiento por “vouchers”, el autofinanciamiento universitario y el crédito fiscal.

 

Los economistas no quisieron ser menos y se propusieron construir a la fuerza, desde el Estado, un mercado educacional. Para eso inventaron la municipalización, la ficción de los “sostenedores” y el financiamiento mediante “vouchers,” que ocultan el hecho esencial que el Estado es el propietario de la mayor parte de los establecimientos, y le impide estructurarlos como un sistema bien concebido y desarrollarlos debidamente. Por otra parte, expulsaron el magisterio del servicio público e intentaron someterlo a contratos privados. Para ello la LOCE, en definitiva.”

 

Todo aquél que es capaz de una lectura comprensiva captará que al final de la cita a Manuel Riesco, sigue permaneciendo el tema de la LOCE y es por una razón obvia, que he sostenido durante todo este tiempo, la ‘derogación’ de la Ley Organiza Constitucional de Educación ha sido solo un paso mas para llegar a la mercantilización total de la Educación Publica. Su cambio por la Ley General de Educación, una vil copia a la antigua LOCE pero con algunos cambios, lo único que hace es preparar a la educación publica para su posterior incursión en el mercado con la futura Ley de Fortalecimiento de la Educación Publica.

 

Aquí entra a la arena de juego tanto la “derechizada” Concertación como la Derecha pinochetista, los que en base a pactos han ido construyendo progresivamente la guillotina que hará desaparecer la Educación Publica en Chile. El “temor a la democracia” de estos dos bloques de poder que se atribuyen falsamente la representatividad del pueblo, ha quedado de manifiesto en la votación de la LGE en el Congreso Nacional. Los gobiernos de la Concertación por todos estos años buscaron siempre acuerdos entre la derecha pinochetista y la cerrada cúpula parlamentaria de la Concertación, pero siempre se negaron a escuchar a los estudiantes y profesores que rechazamos todas estas iniciativas, emprendidas por el gobierno y apoyadas por los grandes grupos de poder. Cuando nos movilizamos el año pasado logrando sacar la urgencia legislativa a la Ley de Fortalecimiento de la Educación Publica, hablamos de un interés de los congresistas de todos los partidos, en legislar a espaldas de los ciudadanos. Este año nuevamente en el congreso ha vuelto el tema de las dos leyes de educación que se encuentran pendientes, la Ley de Fortalecimiento de la Educación Publica (LFEP) y la Ley de Calidad de la Educación, que crea una Superintendencia de Educación y una Agencia de Calidad. Estas dos leyes son sólo dos pasos mas emprendidos por los políticos chilenos para lograr hacer de la educación un negocio mayor del que ya es.

 

Ahora llega la derecha al poder y todos somos testigos de cómo algunos miembros del escenario político pretenden seguir preservando la política de acuerdos que por todos estos años han estado llevando a cabo y que les ha traído tan buenos dividendos a los dos bandos. No debemos permitir que estos economistas de la educación, respaldados por los políticos y por los grandes grupos empresariales, continúen haciendo lo que ellos estimen conveniente con la Educación Publica chilena, destruyéndola. Debemos reaccionar para detener la inminente destrucción de nuestra Educación Pública.

Posted via email from Esopino

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haga su aporte a la discusión!