viernes, 2 de abril de 2010

El gobierno de Piñera y la quema de libros del Siglo XXI





"Desde la quema que hizo Hitler en el '33, hasta la de la de la dictaduras de Chile y Argentina en los '70; el fuego siempre intentó exorcisar las voces de libertad e incinerarlas hacia el futuro, hoy ese fuego solo se logra con un clic."
En enero de 1933 Adolf Hitler fue nombrado canciller de Alemania, y el Tercer Reich se inicia con la Ley para la Protección del Pueblo Alemán y el incendio del Parlamento con todos sus archivos. La escalada desemboca en mayo con la quema de libros. El Ministerio para la Ilustración del Pueblo y para la Propaganda había difundido un instructivo acerca de libros que se consideraban "peligrosos". Todos aquellos cuyos autores fueran judíos y también los que hablaran de sexualidad. La hoguera ya estaba encendida.


En las dictaduras que tenemos más cercanas a la actualidad, se encuentran las de Chile y Argentina en los '70, donde se utilizó la misma estrategia de quema de libros para vencer a un demonio que se preparaba para delimitar sus intereses: la educción y la información de la población. Por su puesto que en el caso de Chile los investigadores dicen que se dio con mucho mas recato que en argentina, donde incluso se quemaron cuatro toneladas mas de las que se quemaron en la Alemania de Hitler. Impresionante.


Podemos obervar a los ingenieros de informática del gobierno de Piñera preparándose para cliquear en todos los computadores la opción "Suprimir Archivo"


A lo que quiero llegar es a una situación que me parece bastante interesante y se trata de lo que ha hecho el ya no tan nuevo gobierno de Sebastián Piñera con las paginas web y archivos que por años manejaron los gobiernos de la Concertación. Como explica la gran periodista Monserrat Nicolas en su blog curvaspoliticas: "subieron una página web con un diseño limpio y de contenido completamente NUEVO. Tan NUEVO que sacaron cualquier trazo del gobierno anterior. Un borrón y cuenta NUEVA acorde al siglo 21, of course." Es así, como lo que antes se conocía como la "quema de libros" ahora es la "quema web" del gobierno de Piñera, orientada a eliminar todos los vestigios de los antiguos gobiernos de la Concertación.


Monserrat se refiere a esta "quema web" con ironía asegurando que "se reemplazó todo tipo de enlaces a documentos y proyectos, con cosas tan relevantes como la cuenta del twitter del presidente (no actualizado) o la posibilidad de sacarse una foto con el presidente. También hay espacio para enlazar a la triste fundación Imagen Pais o el Futbol Solidario."


Pero dejándonos de ironías, creo que esta quema web resulta completamente negativa para el proceso de información y de tramites que tienen que realizar los chilenos a diario, entendiendo que las antiguas webs estaban acondicionadas para todo tipo de tramites y hay muchas en las que hoy ya no se pueden realizar de la misma forma los tramites que se realizaban antes.

Asi se podia observar a algunas personas saliendo de varios ministerios, como el Ministerio de Defensa o de Relaciones Exteriores despues de que Sebastian Piñera asumiera como presidente.


Lo mas peligroso aun se viene ahora y solo lanzo esta información para que quede en sus mentes: ¿que está pasando con archivos que se encontraban en los ministerios y que según informaciones muchos estarían siendo destruidos?, ¿quien responderá después por eso?.


Isaac Gajardo©