domingo, 16 de mayo de 2010

Caso Juez Garzón: La ultraderecha española da un nuevo golpe

Este viernes muchos pudimos observar en vivo y en directo como el pleno del Consejo General del Poder Judicial español suspendía a un juez solo por tener la intención de comenzar a investigar los crímenes cometidos durante una de las dictaduras mas crueles del siglo XX, la de Jorge Franco.

El periodista Rubén Norniella, desde españa, detalla para ElImpulso.es y Esopino lo que ocurre en su posición con este caso:


"España se levanta hoy con una sensación de irrealidad, como de estar más bien viviendo un sueño que se ha tornado en pesadilla. La inmensa mayoría de los españoles han vivido el proceso que se sigue contra el Juez Garzón como si fuera tan sólo un juego de mentira y que todo se quedaría finalmente en nada, en una especie de aviso a navegantes, algo ya de por sí lo suficientemente grave como para preocuparnos a todos.


Sin embargo, el hecho consumado constituye un auténtico golpe de estado judicial. Es algo así como decirnos, de golpe, que aquí no existe una libertad plena, que sólo nos están dejando jugar a la democracia y que pretender juzgar al franquismo o a los políticos corruptos de la derecha heredera de aquel régimen, ya es pasarse de la raya, que el juego no da para tanto, que una cosa es jugar y otra que nos creamos que de verdad somos libres...


La actitud del PP, jaleando al Juez Varela y al resto de los "verdugos" del Supremo, sólo viene a confirmar a ese partido como el de los cachorros del régimen. Su actitud es impropia de un partido democrático y debe de ser condenada sin paliativos por todos los demócratas.


El daño que se le ha hecho a la democracia española es irreparable. Nuestra imagen, en cuanto a calidad democrática, ha alcanzado una cuota que ya no puede ser mas baja. Hoy nos hemos convertido en una democracia bajo sospecha y el mundo está estupefacto ante los acontecimientos. Es inaudito que el Juez de Valencia, del que el propio Campos afirmaba que "era más que un amigo", no haya sido acusado de prevaricación, pese a que el Supremo haya devuelto el caso a Valencia, desautorizando al Juez, y que sí lo haya sido Garzón por tratar de juzgar los asesinatos del franquismo. Es absolutamente indignante.


Da la impresión de que los jueces de este país, los jueces conservadores -por no decir algo bastante peor- han decidido que ellos gobernarán este país y decidirán que se puede o no hacer, digan lo que digan los ciudadanos, hagan lo que hagan los políticos.


En esta tesitura, tan sólo cabe entrar a saco en el Poder Judicial y eliminar a los que amenazan la democracia real en España. O eso o ya nadie podrá considerarnos un país democrático. Yo, al menos, no considero que, hoy por hoy y tras lo sucedido, esté viviendo en una democracia.


Por ello exijo el cese inmediato de los Tribunales Constitucional y Supremo, del Consejo General del Poder Judicial y que se depure a los jueces que intentan dar un golpe de estado contra la democracia española. Estos nuevos "Tejeros" llevan toga en lugar de tricornio, pero son infinitamente más peligrosos.


Si en este país no hay ni la libertad ni la justicia suficiente como para poder juzgar los crímenes del franquismo ni la corrupción de los políticos de la derecha española, que no cuenten conmigo ni para votar ni para participar en esta pantomima democrática. Yo también me declaro en rebeldía, como lo haría si viviéramos en una dictadura formal. Tan sólo cabe la insumisión, cuando la libertad está en juego: ¡Abajo la dictadura!"
Isaac Gajardo©