viernes, 28 de mayo de 2010

Elecciones en Colombia: Sin Uribe


Colombia resulta ser uno de los puntos claves al hablar de polarización política en América Latina, ya que posee una fuerte influencia de EEUU que lo perjudica tanto en su política interna como externa, todas estas intervenciones han tendido a acrecentarse durante el gobierno de Álvaro Uribe, quien ya cumple 8 años en el poder con dos periodos presidenciales a cuestas y aunque quiso intentar volver a candidatearse por tercera vez a la presidencia de este país, hace unos meses atrás, el Tribunal Constitucional le negó la posibilidad.

Este fin de semana Colombia vivirá un proceso clave dentro de su política, se trata de las elecciones presidenciales, aunque todo hace presagiar que no serán tan claves ya que se espera sin duda una inminente segunda vuelta producto de la gran cantidad de candidatos que se postulan a la presidencia.

Se habla del fenómeno del Uribismo al igual que el fenómeno chileno Bachelet-Frei en las pasadas elecciones presidenciales que costó la derrota de la Concertación, este fenómeno consiste en que a pesar de todos los esfuerzos, Uribe no ha logrado traspasar su popularidad al candidato de su coalición, Juan Manuel Santos, uno de los principales actores dentro de escándalos como la violación de fronteras de parte de Colombia a Ecuador, lo que estuvo a punto de alcanzar acciones de guerra, o la instalación de bases militares estadounidenses en Colombia.

El pueblo colombiano le ha mostrado al gobierno su preocupación por las relaciones internacionales con países como Ecuador o Venezuela, pero este solo ha sabido responder con más ataques dirigidos hacia las fronteras con estos países o ataques verbales a los mandatarios Correa y Chávez.

Sin duda otro tema en el que gira esta campaña presidencial en Colombia habla del narcotráfico, la violencia y el potenciamiento de los grupos paramilitares, problemas graves que en el gobierno de Uribe en vez de disminuir han aumentado, incluso se acusa a Uribe de proteger a grandes narcotraficantes y cúpulas de paramilitares en su interés descabellado por destruir a las Farc.

El narcotráfico ha sido amparado y avalado por el gobierno colombiano al poner precio a las cabezas de destacados dirigentes de las Farc, de esta forma, se ha propiciado la creación de grupos paramilitares, la mayoría salidos del narcotráfico, que se han dedicado a perseguir a los guerrilleros de las Farc y al mismo tiempo ejercer el narcotráfico, así se acusa a gobierno de Uribe de haber potenciado la violencia civil interna y de proteger a los grandes círculos del narcotráfico colombiano.

Por otro lado, las Farc han llamado a los colombianos a no votar en estas elecciones presidenciales ya que argumentan que la totalidad de los candidatos continúa promoviendo la violencia, declarando además que el pueblo colombiano tiene que estar conciente que a la mayoría de la clase política le conviene seguir validando el sistema de violencia y terror que ha promovido el gobierno de Uribe. La información concreta es que todos los candidatos a la presidencia proponen aumentar o mantener el gasto militar y todos se reconocen a favor o por lo menos justifican cierta intervención de parte de EEUU dentro del país.

Este fin de semana se vienen las elecciones en Colombia, y en vísperas de este proceso el gobierno volverá a utilizar un aparato represivo exagerado argumentando que todo lo hace para asegurar la paz, la seguridad de la población y la transparencia del proceso eleccionario.

En Esopino continuaremos con el seguimiento a todo este proceso.

Isaac Gajardo ©