sábado, 24 de julio de 2010

Preocupación en la Cancillería por conflicto Colombia-Venezuela

Después de que este jueves 22 de julio, Venezuela anunciara la ruptura de relaciones diplomáticas con Colombia ningún país del continente puede quedarse tranquilo, menos cuando Santos, el presidente electo de Colombia que asume en agosto, visitará varios países del continente y en este ambiente de gira se espera que varias naciones podrían dar su apoyo al gobierno colombiano en su conflicto con Venezuela. Santos visita Chile este domingo y en la cancillería existe especial preocupación por la postura que evidenciaría el gobierno de Chile en torno al conflicto colombo-venezolano.


Después de la exposición del embajador de Colombia en la OEA, donde éste aseguro que las Farc no solo tienen nexos con Venezuela sino que hay por lo menos otros siete países involucrados y ellos tienen "nombres concretos, cuentas bancarias, entre otras cosas que involucran a una serie de personas con el terrorismo (farquista)", en Chile no quedamos tranquilitos esperando, pues el Ministerio del Interior, liderado por nuestro queridisimo ministro HinzPotter Ravotril, y la Cancilleria han comenzado a trabajar para saber si Chile es uno de los países "involucrados" en el asunto farquista no solamente porque lo haya dicho el corrupto embajador de Colombia en la OEA sino porque es un tema que ya han advertido desde la tribuna de nuestro querido diario El Mercurio militares retirados (la mayoría relacionados con la dictadura), ex ministros e incluso el mismísimo vocero de la ultraderecha fascistoide chilena, Hermógenes Perez de Arce.

Mientras la investigación está en curso y a la Cancillería chilena llegarían los power point, vídeos de youtube, fotos photoshopeadas y mapas de google maps que presentó el gobierno colombiano con completa seriedad como pruebas concretas de la internacionalización del farquismo, en Chile surge otro problema al que no se le da tanta importancia en la opinión publica, pero que para la Cancillería tiene cierto grado de importancia ya que compromete el futuro de las relaciones diplomáticas entre Chile y otros países de la región ligados a Venezuela, hablo de la visita de Santos este domingo a Chile.

"No hay que pisarle los cayos a Ecuador", dijo un analista internacional en ADN Radio Chile este viernes y es una verdad. Santos llega este domingo a Chile y en la cancillería chilena han demostrado preocupación ya que acciones que evidencien un apoyo del gobierno chileno a Colombia dentro de su conflicto con Venezuela podrían ser tomadas por países aliados de Venezuela como una accion "desubicada" y un ataque netamente ideológico hacia el gobierno de Chavez, como ya se ha visto en oportunidades anteriores de parte del gobierno Chileno. A nuestra cancillería le preocupa principalmente el tema de las relaciones con Ecuador, un aliado a muerte de Venezuela con el que si Chile demuestra su apoyo al gobierno colombiano, se podrían ver afectadas relaciones diplomáticas que son claves para resolver el conflicto marítimo que hoy existe entre Chile y Perú.

De esta forma, las buenas relaciones diplomáticas entre Chile y una cantidad de países de la región quedarán supeditadas a acciones de apoyo a Colombia que podría mostrar el gobierno chileno durante la visita de Santos a Chile. De esto dependen nuestras buenas relaciones con Ecuador, aliado de Venezuela y carta clave para resolver el problema marítimo Chile-Perú que hoy se encuentra en la Haya. Pero negar un apoyo al gobierno colombiano para poder seguir teniendo buenas relaciones con otros países no es tan fácil ya que el gobierno de Piñera tendría casi el "deber", por temas ideológicos, de apoyar a Colombia en este conflicto, de esta forma se cumpliría la profecía que anunciamos hace algún tiempo en Esopino sobre la formación de un nuevo bloque de derecha en la región, integrado principalmente por Honduras, Panamá, Colombia, Perú y Chile.

Ahora solo nos queda estar pendientes a las acciones que podrían demostrar un apoyo del gobierno chileno al gobierno de Colombia. Los analistas hablan de "fijarse cómo lo reciben, dónde lo reciben, quienes lo reciben, los lugares a donde lo llevan, qué dice el presiente, entre otras cosas" porque a veces "en los conflictos diplomáticos son mas importantes acciones que demuestren apoyo y cercanía, para definir posturas de un país". Todas estas cosas podrían demostrar un espaldarazo al gobierno colombiano o bien, un interés de mantener neutralidad en el tema para conservar buenas relaciones con otros países de la región.

Isaac Gajardo©