viernes, 15 de octubre de 2010

EEUU se siente amenazado e intenta volver a su estrategia golpista en América Latina

Hay que llamar las cosas por su nombre: lo ocurrido en Ecuador fue un intento de golpe de Estado contra un Gobierno legalmente constituido y que ha sido ratificado popularmente una y otra vez. ¿Quién puede creer en una asonada policial por reivindicaciones salariales? Ya no hay duda de ello: otras fuerzas, otros intereses ocultos actuaron y siguen actuando en la sombra contra la Revolución Ciudadana. Tras bastidores, en primer término, están las cloacas mediáticas de Ecuador, con el abierto apoyo de sus pares en todo el mundo: CNN, por ejemplo, hablaba el 30 de septiembre de un golpe de Estado “constitucional”.” *el 30 se septiembre al que se refiere la cita es el del año 2008, con el intento de golpe de Estado a Evo Morales.
Hugo Chavez Frías (Las Lineas de Chavez)

Misteriosamente todos los presidentes que aparecen en la fotografía, miembros del Alba,
han sufrido en el ultimo tiempo intentos de golpes de Estado coordinados directamente
por Estados Unidos.

“Latinoamérica es un pueblo al sur de Estados Unidos”, decía el grupo musical chileno Los Prisioneros hace ya bastantes años atrás. Esa canción hizo pensar a muchas personas sobre el sistema de dominación en el que estábamos inmersos en ese tiempo, sistema que aun se mantiene en algunos países como Chile, Perú o Colombia. Hace algunos días cuando observaba por televisión lo que ocurría en Ecuador, donde se produjo el alzamiento de una parte de las fuerzas armadas y la policía, pensaba en mi casa: esto claramente se esta convirtiendo en un golpe de Estado.

Los pasos a seguir estaban tan bien coordinados, que se me ocurrió que abajo de la franja de transmisión de CNN saldría “cualquier parecido con los demás golpes de Estado o intentos de golpe ocurridos en el ultimo tiempo es mera coincidencia”.

El presidente democrático Rafael Correa, recién operado de una de sus piernas, acudió al lugar del alzamiento, lo que constituyó un acto de valentía que recalqué en todos los lugares donde pude, pero también constituyó la demostración de que esto no era un simple alzamiento por reivindicaciones de la policía y de los militares, era un claro intento de tomarse el poder por la vía armada y militarizada, una clara ofensiva en contra de la decisión del pueblo ecuatoriano que ha respaldado a su presidente en variadas oportunidades. La ultraderecha latinoamericana, con el apoyo de Estados Unidos, nuevamente intentaba dar un golpe a los gobiernos que no se subordinan a los intereses del gran empresariado y las multinacionales.

El análisis es bastante rápido y corto: Estados Unidos ha sacado a relucir los mismos métodos que implementaron en el pasado contra cualquier país que no quisiera obedecerles, los golpes de Estado. Desde Washington deben tener bastante claro que la ultraderecha no llegará al poder por la vía electoral en ninguno de estos países en los que se han producido este tipo de hechos últimamente.

Lo que creen los que manipulan estas acciones golpistas desde Estados Unidos es que no nos daremos cuenta que están ocupando la misma estrategia en todos los países en donde han intentado tomarse el poder en esta primera década del siglo XXI. La estrategia es clara: utilizar a un actor de la sociedad para tomarse el poder, sin lideres principales, como si se tratara de una mera rebelión temporal, de esta forma se produce el rapto de los presidentes (ejemplo: Honduras 2009, Bolivia 2008, Venezuela 2003) quedando el Poder Ejecutivo sin su presidente y se procede a nombrar a un “presidente de facto”, civil que misteriosamente siempre termina teniendo algún nexo con Estados Unidos.

Lo que esta ocurriendo con estos sucesivos intentos de golpe de Estado en Venezuela, Ecuador, Bolivia, entre otros, es solamente el interes desesperado de Estados Unidos de continuar con su politica de que Latinoamerica sea el “pueblo al sur de Estados Unidos”. Obviamente no les conviene el éxito de organizaciones como la Unasur o el Alba, los que son de la expresion de la maxima integracion latinoamericana y la verdadera independencia de nuestros pueblos del yugo que impuso Estados Unidos en las dictaduras de los '70 y '80 a traves de todo el continente.

Lo que ocurrió en Honduras el año pasado es un hecho triste, la estrategia de Estados Unidos dio resultado, pero en Venezuela, Bolivia y Ecuador no lo han logrado solo gracias a la rápida acción del pueblo. La demostración de un pueblo educado y dispuesto a defender su propia decisión ha quedado de manifiesto en la resistencia de estos pueblos a los intentos golpistas emprendidos por Estados Unidos. Ahora solo nos queda permanecer atentos, ya que las garras de los poderosos no se detendrán en nuestra Latinoamérica para seguir atentando contra la libre decisión de sus pueblos de independizarse de una vez por todas y de autogobernarse.

Isaac Gajardo ©