sábado, 20 de noviembre de 2010

El ministro Lavín "chamulla": aquí las pruebas

Al momento de hablar de “la reforma educacional del bicentenario”, mucho se ha apoyado el ministro Lavín en cifras supuestamente extraídas de la OECD, agrupación en la que se encuentran los países mas desarrollados del mundo y suele tomarse como ejemplo para todas las cosas que hace este gobierno, como si las tácticas que aplican los países de la OECD fueran siempre las mejores.

Entre estos argumentos de los que ha hablado el ministro en los últimos días, para justificar la modificación curricular que se basa en el aumento en las horas de Lenguaje y Matemática en desmedro de las horas de Historia y Tecnología, el mas importante ha sido que “(la modificación curricular) se hizo siguiendo recomendaciones de la OECD en los informes que ha elaborado sobre la educación chilena: siguiendo también la ruta de países como Suecia, Singapur, Finlandia y Canadá, que son referentes a los cuales queremos seguir en educación” (El Mercurio).

David Silva, bloggero, master en Sicología Educacional y consultor en educación, decidió comenzar a investigar y descubrió las mentiras del ministro Lavín. Supuestamente las cifras que entrega el Ministro de Educación debieran venir del informe “Education at a Galance 2009”, emitido por la OECD, que habla del porcentaje del tiempo dedicado a cada asignatura:


Con esos datos, fácilmente podríamos decir que en Chile se dedica un tiempo relativamente menor al de los países de la OECD, para enseñar Lenguaje o Matemática con respecto a las demás asignaturas, pero esto no contempla el total de horas que se realizan, solo el tiempo que se dedica a estas materias comparado con las demás. La importancia de fijarnos en esto, radica en que los países de la OECD dedican cantidades de horas considerablemente diferentes a la educación, pero en todas las oportunidades, cifras menores a la chilena. Esto conlleva, por ejemplo, a que países que dediquen el mismo porcentaje de su tiempo a la enseñanza de matemáticas, pueden tener una cantidad de horas reales muy diferentes. El mismo informe de la OECD lo detalla de la siguiente forma


En base a eso, ya podemos comenzar a darnos cuenta de que el ministro cometía un leve error al decir que en Chile existen menos horas de Lenguaje y Matemática comparado con los países de la OECD. Si bien en Chile se dedica menos porcentaje de tiempo a estas materias, no significa que en proporción de tiempo real esto sea así, incluso, como lo demuestra el siguiente grafico, es todo lo contrario.


De este modo, chile tiene muchas mas horas al año dedicadas al ramo de Matemática, así como en lenguaje se observa una cantidad de horas levemente inferior al de los países analizados en el informe.

Parece que al ministro, a la hora de tomar esta decisión, le mostraron solo el primer grafico y no los demás, por lo tanto esto solo constituye un intento sesgado por justificar una modificación verdaderamente injustificada al currículo. Además, está el tema de que el Ministro habla de países que en los informes de la OECD nunca son comparados con Chile, por lo tanto hay algún ‘chamullin’ de por medio.

David Silva, el gran descubridor de esta cosa, señala que: “Me parece que antes de seguir aumentando el ya elevado número de horas a tales asignaturas, se debe: aprovechar mejor las horas ya implementadas, investigar y evaluar mejor que es lo que ocurre dentro de la salas de clases, y mejorar la experiencias educativas que tienen los estudiantes chilenos dentro de las aulas.

”Además es importante considerar que el informe de la OECD señala otras variables críticas que hasta el momento han sido escasamente consideras, por ejemplo el número de estudiantes por sala de clase (Chile es el país estudiado que más tiene) y la cantidad de tiempo lectivo de cada profesor (los profesores chilenos son unos de los que menos tiempo tienen para actividades de planificación, evaluación, estudio, capacitación, entre otras necesarias).”

En fin, has muchas cosas por hacer, pero creo que el gobierno está tomando otro camino, el de una reforma ciega que a lo único que conducirá es a seguir estandarizando la educación y no a construir personas integras. En fin, SI LA REFORMA EDUCACIONAL CONSISTE EN CERRAR Y FUSIONAR COLEGIOS, ADEMAS DE MODIFICAR INJUSTIFICADAMENTE EL CURRÍCULO ESCOLAR, SU REFORMA VALE CALLAMPA!

Isaac Gajardo ©