lunes, 2 de mayo de 2011

Liceo de Aplicación: a seguir defendiendo los logros conseguidos

Una de las imágenes características del año pasado. Una de las convocatorias mas grandes. Grandes amigos dirigiendo la marcha mientras, en mi calidad de Presidente, nos encontrábamos con el Consejo Escolar en una reunión con el Ministro Lavín.

Cuando me enteré del conflicto que existe entre el Liceo de Aplicación y representantes del grupo Scout del emblemático establecimiento, en mi calidad de ex presidente del Centro de Alumnos (GELA) no puedo evitar entregar mi opinión, ahora desde afuera, pero siempre comprometido con la institución en la que crecí y con la que aun sigo comprometido.

Desde que se cayó una de las lozas del pasillo de Cumming 21 en agosto de 2008, los estudiantes fuimos trasladados a la ex ULARE y desde ese momento comenzamos una ardua lucha para recuperar lo que a nuestro parecer era lo que nos pertenecía. Durante esos años, vale la pena recordar, luchábamos solo los estudiantes con el escaso apoyo que nos podía brindar el Centro de Padres en algunas oportunidades y algunos pocos profesores, los de siempre. Todos los primeros logros fueron, para orgullo de los que participamos en ese tiempo, de los estudiantes. Luego, durante el año recién pasado producto del terremoto, la comunidad comenzó a comprender que ya no podíamos permanecer desunidos y que debíamos, como lo dije en variadas oportunidades, recuperar de una vez por todas nuestro edificio y junto con ello, recuperar la imagen del Liceo de Aplicación como un icono de la lucha por la Educación Pública. Para nuestra comunidad, el “aplica” pasó a ser el ejemplo del olvido al que somete el Estado chileno a la Educación Pública.

En ese momento, con una comunidad unida logramos que las autoridades nos respondieran y se reformuló el proyecto con el compromiso de iniciar las obras a principios de 2011. Las autoridades cumplieron con su trabajo, como así mismo, los que participamos de la dirección del movimiento, cumplimos con nuestra labor fiscalizadora, pero hace un par de semanas me entero del conflicto que se comienza a dar con los scout del Liceo de Aplicación, que hace mas de 40 años ocupan la esquina de las calles Maturana con Erasmo Escala y creo que en mi rol de ex presidente es necesario aclarar algunos puntos y pronunciarme oficialmente sobre el tema.

Soy testigo, como miembro del consejo escolar, que por casi tres años intentamos contactarnos con el Grupo Scout del Liceo de Aplicación (entre 2008 y 2010) para que participaran del arduo proceso de planificación y distribución de los espacios en el proyecto de rehabilitación y construcción del Liceo. La idea, lo sabemos todos los que estudiamos en esos años y la gran mayoría de los que siguen estudiando ahora, fue hacer que toda la comunidad participara, y así lo intentamos hacer. Lamentablemente, al parecer nunca existió la voluntad de parte de los representantes del Grupo Scout por participar de este proceso del que participamos todos, pero a pesar de eso, los integramos igual dentro de todas las partes del proyecto y no solamente con un espacio para que desarrollaran sus funciones administrativas -que en el proyecto estaba ubicado en la misma esquina donde están ahora pero era una oficina mucho más pequeña- sino que también se contemplaba que los scout, como cualquier grupo miembro de la comunidad, pudieran dar uso a todos los espacios establecidos al interior del establecimiento.

Hace unos días atrás supe de este conflicto en donde ahora vienen dirigentes de los scout con un dudoso discurso participacionista. Lo que hay que tener en cuenta cuando escuchamos eso, es que cuando debieron participar y se les llamó, no lo hicieron. En primer momento tenían un discurso en donde estaban dispuestos a llegar a un acuerdo en donde fueran trasladados a un lugar con las mismas características o mejor y después, cuando la municipalidad les propuso una buena solución que cumplía con todos esos requisitos, se negaron influenciados por un grupo de tres personas que son las que demandan y que cada día, con sus acciones demuestran un interés netamente monetario en este conflicto.

Es paradójico y a la vez difícil para mí reconocerlo, pero por primera vez la culpa real de éste problema, no la tiene el municipio, ya que se han dado muchas oportunidades para llegar a acuerdo con estas personas que dicen representar al grupo scout, pero nunca se ha podido llegar a este acuerdo. Lo que se nota con eso es un único interés: sacar provecho del problema. Pero no es "el grupo scout", sino que son tres personajes que aún no dan la cara y ellos son los que se han querido aprovechar del tema.

Creo que lo que tiene que hacer una comunidad unida es radicalizar de una vez por todas su postura. Como ex-presidente del GELA he visto cómo todos los miembros de la comunidad hemos tenido que ceder. Ahora es el turno de ellos y deberán ceder. La comunidad del Liceo debe permanecer más unida que nunca y defender los logros conseguidos con tanto esfuerzo, dialogando con las autoridades para que actúen y no propongan cosas que nuevamente perjudiquen a los siempre perjudicados (los estudiantes). El Liceo de Aplicación tiene que exigir la salida de los scout, dialogar con ellos, para que entiendan, al igual como entendimos en un momento nosotros, que ceder no es perder si ese ceder engloba un gran bien para toda una comunidad. Los scout tienen que salir de ese terreno para que sean verdaderamente integrados a la comunidad.

Isaac Gajardo ©

Recomendado: Conflicto Grupo Scout Liceo de Aplicación con Municipalidad de Santiago (por Freddy Fuentes, actual presidente del GELA)