martes, 26 de julio de 2011

Vale la pena luchar por lo que es nuestro (invitado)

Fernando Alvarado
Twitter: @makanaochi
“Todo parece imposible hasta que se hace” Nelson Mandela 

Durante los últimos días, se ha manifestado el descontento de los estudiantes chilenos, descontento que se teje hace ya muchos años debido a la creciente desigualdad social existente en nuestro país, descontento que se ha transportado hacia los diferentes sectores sociales, llegando a transformarse en una verdadera “revolución social” sin precedentes en la historia de nuestro país.

Lo curioso de este movimiento es que a pesar de que ha sido tema noticioso y de análisis a nivel mundial por los diferentes medios de comunicación, a pesar de estar marcando tendencias en redes sociales y de que se difame como una enfermedad viral, llegando hasta los más desinformados e indiferentes, sumando fuerzas y abriendo debates, los medios de comunicación, en particular la prensa de nuestro país NO muestra nada. Sí, tal cual lo lee, durante las últimas marchas que han convocado incontables adherentes que se han volcado las calles para manifestarse por la precaria educación del país, la televisión solo ha ensuciado el movimiento mostrando destrozos y hechos aislado de violencia desbordada de grupos minoritarios que como bien se demostró en el reportaje del programa “En la mira” de Chilevisión hace unos días, nada tienen que ver con los estudiantes, es más, se logró demostrar que Carabineros de Chile infiltra a funcionarios de dicha institución “ciudadana” a las marchas con el fin de motivar y promover la violencia, para así poder hacer uso de la fuerza en contra de los estudiantes, ensuciando e invisibilizando los problemas de fondo de dichas manifestaciones.

Desafortunadamente el día 21 de julio de 2011, a RECAREDO GALVEZ CARRASCO, de 21 años, Secretario General de la Federación de Estudiantes de las Universidad de Concepción, estudiante de Ciencias Políticas y Administrativas de la misma casa de estudios, fue detenido violenta y abruptamente cuando se comenzaba  gestar una marcha pacífica desde la sede de la universidad en apoyo de los pobladores de Dichato, que hoy en día sufren por las malas condiciones de vida luego de vivir el terremoto 27 de febrero en sus pies, y luego de que el gobierno los olvidara por completo. 

Carabineros de Chile estaba ya dentro del Campus universitario cuando arribó la marcha en defensa de Dichato y reprimió a los estudiantes desde dentro del referido Campus, con bombas lacrimógenas, balines, piedras, gases, agua contaminada con elementos alérgicos y lumazos. 

Carabineros de Chile, como representantes armados de todos aquellos que pretenden que las cosas sigan como están, que nadie piense, que nadie haga nada, que unos pocos decidan por todos, no soportó que jóvenes con ideales y sueños ya formados se manifestaran solidarizando con la comuna que fue tristemente destruida por la madre naturaleza. En las palabras del mismo Recaredo, es mucho más impactante: "Fui detenido luego de la marcha y duramente golpeado al interior del bus de carabineros, hasta perder la conciencia. Desperté, sentado y esposado y con burlas en mis oídos. No supe el motivo de mi detención, sino en la Comisaría, varias horas después.” 

La gravedad del asunto se hace evidente horas después, cuando Recaredo Gálvez es envidado al hospital a constatar lesiones, donde él nos relata con sus propias palabras lo acontecido: “Cuando estuve en el Hospital, el médico de guarda increpó a Carabineros por la gravedad de los golpes sufridos en mi cabeza. Él ordenó que se me hiciera escáner y toma de rayos X, todo ello esposado, por orden de los uniformados y acompañado por un subteniente de Carabineros. La preocupación de Carabineros se hizo evidente y trataron de sacarme rápidamente del Hospital. Un carabinero volvió acompañado de un médico distinto, sin identificación, quien se burló de la lucha estudiantil y dijo que lo mío no era nada y me recetó unos anti inflamatorios”

 Hoy Recaredo Gálvez está en prisión preventiva, condición en  la que estar por lo menos tres meses, luego de ser acusado injustamente por “intento de homicidio” a carabineros luego de que se encontraran “misteriosamente” en su mochila dos botellas de néctar vacías, haciendo alusión que estas serían utilizadas posteriormente para la fabricación de bombas molototov.

La realidad de tan delicado asunto es que NUEVAMENTE se hizo uso desmedido de la fuerza en contra de ciudadanos LIBRES que hacían uso de sus derechos constitucionales de reunirse pacíficamente y de manifestarte por una causa justa tal cual lo indica la constitución política de chile en el capítulo 3, artículo 19, punto 13 que alude a los derechos y deberes de la ciudadanía y donde se expresa textualmente“El derecho a reunirse pacíficamente sin permiso previo y sin armas”.

Desgraciadamente el gobierno se ha olvidado por completo de los derechos de la ciudadanía de su propio país, negando a los jóvenes chilenos el derecho a la educación, privilegiando el derecho del libre mercado y libertad de empresa por sobre el derecho a la formación educacional que por ley y razón, que por bienestar e igualdad nos pertenece. El gobierno de chile se permite gastar un 3,6% de su PIB (Producto Interno Bruto) en defensa (compra de armamento bélico y mantención de las fuerzas armadas), pero en cambio, si nos referimos a educación, el gobierno solo hace una inversión de un 0,3%  de su PIB en educación superior.

Por ello es injusto ver como a ciudadanos que luchan por lo que es nuestro, por lo que es justo, sean amedrentados de esta manera. La tendencia de este último tiempo y con este último gobierno es reprimir toda manifestación popular, enviando a las fuerzas especiales de carabineros a las calles para dispersar a la gente y tildando de vándalos a los estudiantes para  justificar dichas acciones violentistas.    

Me entristece mucho el pensar que jóvenes como Recaredo Gálvez que creen en la igualdad de oportunidades y que como yo, sueñan con una educación gratuita y de calidad, sean víctimas de montajes, para desarticular el movimiento estudiantil, que hoy por hoy, es en su plenitud, SOCIAL. Me entristece ver como la policía uniformada de nuestro querido país, es cómplice de la criminalización de los movimientos sociales que tienen el único objetivo de buscar por las vías democráticas, el plenos desarrollo humano del país, pero como dijo Nelson Mandela, “Todos es imposible, hasta que se hace”.