jueves, 1 de septiembre de 2011

Igualdad de oportunidades v/s neoliberalismo


Al hacer un análisis por separado de las primeras propuestas que escuchamos al partir el movimiento, cuando cada actor (universitarios, secundarios y colegio de profesores) trabajaba por separado, y la posterior evolución al Gran Acuerdo Social por la Educación (GASE) podríamos concluir que todas las propuestas planteadas en esos documentos y en el acuerdo final persiguen la tan ansiada “igualdad de oportunidades”. Cuando leemos esto quizás se nos viene a la mente de la gran mayoría el típico discurso de la derecha neoliberal que nos habla de la igualdad de oportunidades, igualdad vista desde un puñado de viejos acomodados en el poder que creen que el mercado es la gran solución a todos los problemas de la humanidad.

Los diferentes movimientos sociales que hoy remecen al mundo forman, finalmente, parte de algo mucho más amplio, un movimiento global que nos demuestra cómo ese argumento repetido por tanto tiempo por el poder tradicional, que cree que la igualdad de oportunidades se logra haciendo de los derechos una mercancía, ha fracasado completamente. Se levantan en el Medio Oriente, pero también en Europa y en otros países de Latinoamérica, exigen un cambio real, que la igualdad de oportunidades sea garantizada a través de derechos que no estén disponibles para ser transables en el mercado.

Así es como nacen las propuestas de la sociedad chilena pidiendo igualdad de oportunidades. No la supuesta igualdad que traería el mercado y que nunca llegó, sino que la igualdad de derechos asegurada desde Estados fuertes, que trabajen para el bien de la mayoría porque es la mayoría quien debe conformar el Estado. Se pide mayor participación de la sociedad en la toma de decisiones, se habla de que todos somos políticos, queriendo romper el esquema que nos habla de que las decisiones las deben tomar otros “más capacitados” y no nosotros.

Entonces, nos encontramos en un momento donde la sociedad mundial, que anhela la igualdad de oportunidades, empieza a darse cuenta que para llegar a esta no solo deben eliminar las diferencias sociales ya existentes, sino que también las clases políticas que se aferran al neoliberalismo para seguir “representando” o mejor dicho, para seguir gobernando todo, y mantenerse en el poder. Y es que es una condición natural velar por lo mejor de mi especie,  pero hoy en día la sociedad humana, como casi siempre en su historia, se vuelve a organizar  de manera piramidal para brindarle lo mejor a solo algunos de la especie, hoy en base a papeles verdes. Esta vez, faraones, reyes, los que controlan la gran mayoría de estos papeles, usan cloroformos llamados medios de comunicación, que adormecen a la gran mayoría de los de su especie, tanto así que logran que los demás piensen que su especie se encuentra increíble, pero al parecer el cloroformo no puede destruir la capacidad de reaccionar ante estas horribles condiciones a las que el poder tradicional nos ha sometido y nos hemos comenzado a dar cuenta de que debemos despertar y ahora luchar por conseguir lo mejor para todos, conseguir que las decisiones que se tomen sean pensando en la mayoría y no en los papelitos verdes.

La lucha por la educación garantizada como un derecho asegurado y financiado por el Estado es la lucha por recuperar la igualdad de oportunidades, por demostrar el descontento con un modelo que ha hecho de la vida una mercancía. La lucha por la educación comprende establecer un precedente que demuestre que ya no queremos una clase política reducida, escogida a dedo por los faraones y reyes que manejan los billetes verdes, es la lucha por demostrar que todos somos la clase política porque todos tenemos derecho y estamos capacitados para participar de la toma de decisiones que involucran el futuro de la sociedad. Finalmente, esta lucha que se comienza a desarrollar en el mundo entero y también en Chile, es el ejemplo de una sociedad que ha comprendido que son necesarios cambios estructurales, es necesario vencer al neoliberalismo para triunfar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haga su aporte a la discusión!