jueves, 22 de noviembre de 2012

[INVITADO]: Analizando las demandas de los Mapuche en Huelga de Hambre

Ramón Llanquileo (a la derecha) y Hector Llaitul (a la izquierda) se encuentran presos en la Cárcel de Angol y desde el 14 de noviembre iniciaron una nueva huelga de hambre que misteriosamente ha sido silenciada por los medios de comunicación. Por lo mismo, cuando ya avanzan los días y no se ve ninguna alusión a este caso en los medios de comunicación ni en el mundo social, es que hemos decidido dedicarle un espacio a esta problemática en el cuchitril, para poder esclarecer una de las demandas principales que tienen los dos huelguistas, que también son dirigentes de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), tachada y perseguida por el Estado como una “organización terrorista”. La idea es comprender que el problema es más complicado de lo que parece y que las demandas verdaderamente son de peso, especialmente cuando hablamos de errores judiciales GRAVES que han sido omitidos al momento de hablar de estos casos.

El problema de las ya constantes huelgas de hambre nos lleva a analizar algo mucho más profundo, que tiene que ver con el estado de discriminación al que se ha sometido al pueblo mapuche, incluso transgrediendo, en los juicios, normas conocidas universalmente como es el principio de “non bis in idem”. Para conocer más de la problemática y de los alcances del petitorio, he invitado a mi hermano, Ricardo Gajardo, que hace años viene trabajando el análisis de las luchas mapuche, para que nos presente una reseña respecto a las exigencias principales de los presos políticos mapuche de la CAM, que hoy se encuentran en huelga de hambre.



PEQUEÑA RESEÑA SOBRE LAS EXIGENCIAS DE LOS PRESOS POLÍTICOS MAPUCHE, HÉCTOR LLAITUL Y RAMÓN LLANQUILEO, EN HUELGA DE HAMBRE.
Por Ricardo Gajardo (Pepe Ludd’ito)

La denuncia principal de Héctor Llaitul Carrillanca y Ramón Llanquileo Pilquiman, que se mantienen en huelga de hambre liquida desde el 14 de noviembre en la cárcel de Angol, es sobre la transgresión y violación del principio jurídico de "NON BIS IN IDEM", una norma que dice que no se puede juzgar dos veces a una persona por un mismo delito, que fue exactamente lo que le pasó a los peñi de la CAM, que fueron juzgados por dos tribunales, siendo condenados a cárcel por la justicia civil cuando ya habían sido absueltos, por los mismos hechos (ataque a la caravana del Fiscal Elgueta), por la justicia militar. Dentro de las irregularidades que acusan también está la aplicación de la Ley Anti-terrorista contra ellos, la que permitió a los acusadores utilizar "testigos secretos" como parte de las pruebas, siendo condenados, Llanquileo y Llaitul, a 8 y 15 años de cárcel respectivamente.

El doble juicio aplicado sobre los presos políticos de la Coordinadora Arauco Malleco, estaría fuera de los procedimientos legales, ya que el "Non bis in idem" (Latín: No dos veces por lo mismo) está establecido, incluso, en la constitución de países como Estados Unidos, Argentina, Canadá, Perú, España, Australia, República Dominicana e India. En Chile, el Art. 1 del Código Procesal Penal, titulado "Juicio previo y única persecución", establece en su inciso segundo que "La persona condenada, absuelta o sobreseída definitivamente por sentencia ejecutoriada, no podrá ser sometida a un nuevo procedimiento penal por el mismo hecho".

Es por esto que dentro de las exigencias de la huelga se destaca como punto importante la "Reparación a la transgresión del NON BIS IN IDEM -permitiendo la rebaja de las condenas de 8 a 4 años (Llanquileo y Huillical) y de 15 a 11 años (Llaitul)"- que encontré necesario ahondar y explicar sus fundamentos, porque los presos acusan que se violó este principio jurídico, lo que los deja como personas aun mas injustamente condenadas. Este es uno de los puntos, uno dentro del petitorio amplio, que también exige la libertad de todos los PPM, el derecho a beneficios carcelarios en el caso de Ramón Llanquileo y el reconocimiento de la calidad de presos políticos Mapuche para todos, "que se traduzca en condiciones dignas, reclusión segregada, derecho a una atención de salud oportuna y de calidad, espacios adecuados para la práctica de nuestra cultura y religiosidad".

Petitorio completo: