jueves, 24 de septiembre de 2009

El ¿debate? Presidencial

noticia_22982_normalPara hoy había decidido no publicar nada, ya que pretendía que por lo menos por tres días siguiera la publicación sobre el movimiento secundario y el vicio en el que se ha transformado la discusión de la “orgánica”. Pero vi el debate presidencial y no puedo evitar opinar sobre lo que ocurrió en esa aberrante noche. A continuación analizare brevemente lo ocurrido con este ‘debate’.

En el primer bloque, que consistía en una pregunta común que era planteada a los candidatos y todos tenían 60 segundos para responder. Luego de esa ronda venían 30 segundos de réplica de cada candidato para que en esta replica se notaran las diferencias de cada candidato, replicas que nunca fueron replicas sino que nuevamente fueron propuestas, ya que todos los candidatos tenían hasta sus replicas estudiadas de memoria.

Una de las intervenciones en este bloque que podría haber servido para demostrar las diferencias que existen entre los candidatos fue la de Jorge Arrate (ex PS, ahora candidato del pacto Juntos PODEMOS), el que hablo de que la delincuencia no se solucionara con mas represión, que es lo que alardean todos los candidatos, pero al final esta intervención no fue tomando en cuenta por ninguna de las estudiadas intervenciones de los demás candidatos.

En el segundo bloque todos los candidatos expusieron sobre diferentes temas y después de la exposición de cada candidato, los demás podían comentar la exposición del otro, como una forma de “chaquetear” las propuestas del otro. El gran problema, es que en esta sección del formato, aunque dinámico, se hizo aburrido porque nuevamente abundaron los discursos aprendidos de memoria y en ninguna oportunidad se dio ese “comentario sobre las ideas del otro” que se esperaba.

En el tercer bloque donde se presentaron preguntas del público se vio un poco mas de debate después de que Piñera se exalto cuando le hablaron de la turbiedad de los dineros que posee y MEO intento hacer que los candidatos de la Concertación y la Derecha, le respondieran sobre los dineros de su financiamiento. El único problema es que el poco debate que se dio en torno a eso (el financiamiento) freno que las preguntas que la gente envió desde sus casas tuviera respuestas concretas.

En el cuarto bloque todos los candidatos tuvieron su oportunidad se dar un pequeño discurso libre con la finalidad de convencer a la gente de sus candidaturas. Un bonnus track positivo para Jorge Arrate y su discurso sobre el izquierdismo democrático allendista y libertario y otro con risa para los ojos llorosos de MEO.

En fin, creo que lo que se denomino el primer debate nunca fue debate, porque aunque el formato estaba muy bien creado para llevar a la gente un excelente programa, los candidatos lo menos que hicieron fue debatir. No hubo replica, no hubo discusión, no hubo ideas y a pesar de que algunas ideas pueden tener algo de asidero, nuevamente se demostró que ninguno de los candidatos tiene la capacidad de responder con ideas concretas cuando se ve presionado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haga su aporte a la discusión!